¿Cómo elegir un tema para una Constelación Familiar?

qué se puede constelar

Una de las dudas más habituales que se tienen a la hora de Constelar consiste en, ¿Qué tema se puede constelar? ¿Qué tema no se puede constelar? ¿Puedo constelar mi problema? Porque no todo tema es susceptible a ser constelado.

¿Por qué el tema a Constelar es tan importante?

La mayoría de las personas que realizan una Constelación Familiar, quedan sorprendidos por la intensidad de la misma. Por sus sensaciones corporales y lo poderosa que pueden ser. Dicha fuerza deriva principalmente del planteamiento de la situación a constelar.

Y algo que quizás pases por alto, es que empiezas a constelar desde el mismo momento que «Eliges hacerlo» Es decir, desde el mismo momento que te apuntas a un taller, que llamas. Desde ese momento se origina un movimiento inconsciente en ti.

Un tema para constelar bien delimitado, te ayuda a percibir todo el potencial del «campo sistémico» y además origina un movimiento interno que te ayuda a ver con perspectiva.

Cuando un Constelador tiene la experiencia para delimitar bien el tema, se siente tranquilo y confía en que el movimiento no surge de él. Sino de la apertura a un movimiento profundo del Alma Familiar del consultante.

Temas que NO se pueden constelar

Historias relacionadas a los ancestros

Sandra llegó a un taller de Constelaciones Familiares y empezó diciendo que tenía que constelar porque en su familia habían muchos «rollos». Historias de infidelidades, abandonos, etc. Que había de todo y por eso quería Constelar»
Cuando le pregunto ¿Qué quieres constelar?
Me responde… «No sé dime tú. Ya ves todos los problemas que hay en mi familia.»

Cuando la persona dice… «Es que a mi abuelo le pasó X o Y» Cuando la persona en lugar de hablar del problema que tiene, habla de lo que ha ocurrido a otras personas dentro del sistema y de que posiblemente de allí viene su problema. Es un claro indicio de que hay que delimitar mejor el tema a constelar.

Porque puede estarse perdiendo en la historia familiar y no está tomando en cuenta lo realmente esencial de su problema. Entonces, es probable que esté buscando en la Constelación Familiar la excusa perfecta para mantenerse en su zona de Confort.

Querer constelar u ordenar a la familia

Caso de Luisa

Luisa es una mujer fuerte, es la hermana mayor. Cuando sus padres se divorciaron, su madre tuvo que salir adelante con 3 hijos sola. Luisa se hizo cargo de sus hermanos y empezó a trabajar muy joven, para ayudar a su madre. Luisa viene con la premisa de «reordenar a su familia», porque siente que sus hermanos hacen sufrir a su madre.
Cuando le pregunto ¿Qué quiere constelar por ella? Me responde, «Ah yo estoy perfectamente bien, son mis hermanos que no me respetan como su hermana mayor y quieren hacer lo que les da la gana.»

Cuando el consultante pretende que a partir de una Constelación Familiar se resuelvan los problemas familiares.  Y que todo esto se haga a través de ella o gracias a ella. Es un error porque el consultante puede hacer algo para sí mismo y no para todo el sistema.

Puede ver su implicación sistémica y de allí empezar a dar los pasos necesarios o bien, ocupar su lugar dentro de su entorno familiar. Obviamente que cuando el observador cambia de lugar, lo observado también se transforma. Pero no se puede ir a una Constelación con las expectativas en dicha premisa.

Llegar con la expectativa de que la constelación solucione un problema

Frases como «Quiero sanar una enfermedad» «Quiero salvar mi relación de pareja»Suelen ser temas que los consultantes quieren constelar. Esas expectativas no pueden verse realizadas sólo con una constelación.

La Constelación Familiar puede resultar como un primer paso, en la solución de un problema. Pero el tema a constelar tiene que ser algo mucho más profundo, que nos indique que existe alguna implicación sistémica.

Quiero evitar que mi hijo sea homosexual o que no esté en las drogas

Las constelaciones son potentes pero no hacen magia. Existen situaciones que por un lado hay que aceptar y otras que necesitan un proceso tanto interno como de toda la familia. En estos casos, puede ayudar al consultante una constelación a comprender una situación o a una persona, como parte de una implicación sistémica.

Cuando somos capaces de observar como nuestros seres queridos están inmersos en las lealtades familiares, nuestra mirada se vuelve más amorosa y dejamos el juicio de lado. Desde ese punto de vista una Constelación puede ayudar.

Cualquier tema que valide las justificaciones de una persona

Caso de María

María es una joven de 37 años que le encanta el mundo de la psicoterapia. Ha realizado muchos procesos personales, todos por asuntos de pareja. Y desde que supo de las constelaciones familiares, está fascinada. Mientras más constelaciones realiza, más se enamora del tema. En la última constelación familiar descubrió que la abuela tenía un novio que era el amor de su vida. Y quedó embarazada y éste se fue a la guerra y murió. La abuela abortó y luego se casó con el abuelo. Y María, cree que de allí viene su problema de insatisfacción en su relación de pareja.

En este caso, María está buscando una y otra vez excusas en una Constelación Familiar. Para evitar asumir las acciones a realizar para mejorar o finalizar su relación de pareja. Necesita justificarse en la Constelación Familiar, porque prefiere mantenerse en su zona de confort.

Querer constelar todas las semanas un tema diferente

Hay personas que se vuelven adictas a las Constelaciones y les duele la cabeza, una uña, tiene un esguince, se les accidentó el coche, etc. Quieren constelar cualquier experiencia diaria que tengan.

Es un error hacer esto, porque se está usando la constelación para algo superficial y que la persona lo toma como un «GPS» que le indique el camino a seguir. Sometiendo su voluntad, a lo observado en la constelación.

Un buen constelador es aquél que sabe que está al servicio del sistema del consultante.

Luz Rodríguez

¿Qué temas se pueden constelar?

Aquellos que responden a una pregunta clave

Caso de Nadia

Nadia es una joven ejecutiva que tiene un excelente cargo directivo en una empresa. Pero quiere realizar una constelación familiar. Porque tiene pánico a quedarse en la calle.
Le pregunto ¿Alguna vez has pasado alguna necesidad económica? Me dice que no, que toda su vida a tenido de todo y que ahora mismo gana muy bien, pero no gasta por temor a «Perderlo Todo»

En este caso vemos que esas dos frases subrayadas, están indicando una implicación sistémica, porque no es algo que le ha ocurrido al consultante sino que probablemente es una historia oculta en el sistema familiar.

Cómo delimitar el tema en estos casos. Preguntando al cliente ¿Qué es lo peor de esta situación? ¿Qué es lo que te da más miedo en esta situación? ¿Alguien murió haciendo eso? ¿A alguien en tu familia le ha sucedido esto? Normalmente la persona siente desconcierto y no sabe qué responder y esto suele ser un claro indicio de que hay un «embrollo familiar».

Frases sueltas e inconexas

Frases que la persona no diría habitualmente. Por ejemplo, «Tengo miedo de terminar en la calle» «Siento pánico a quedarme sin nada» » A veces, creo que me voy a volver loca» «Siento que en cualquier momento me va a engañar» «Tengo una rabia interna que no sé dominar» «siento que si llevo esta enfermedad salvo a alguien en mi familia» «Me quedo como si estuviese congelado».

Suelen ser frases inconexas del tema que está hablando. Es como si fueran frases que hablan o expresan por otra persona en el sistema. Estas frases pueden ser un buen tema para constelar.

Síntomas físicos

Alguna alergia que tenga la persona, algo que sea llamativo por ejemplo un tic nervioso, un gesto que puede significar algo. Alguna cara de susto cuando decimos algo. ¿Te gustaría saber cómo abordar el tema de las enfermedades con Constelaciones Familiares?>>>

Es muy habitual en los talleres de constelación, realizar ejercicios previos para introducir un tema. En ese momento, los participantes suelen comentar sus sensaciones y nosotros podemos ampliar un poco el tema o decir alguna frase detonadora.

Si cuando lo hacemos, alguien se queda con cara de susto, desconcierto o confusión. Le podemos preguntar directamente a esa persona ¿Qué tiene que ver contigo esto que acabo de decir? La reacción suele ser más desconcierto, náuseas, alguna sensación física o puede llorar o tener mucha emotividad que no sabe explicar con palabras. En ese momento, entonces estamos ante un tema a Constelar.

Tatuajes o ilustraciones en su ropa

A veces la persona no sabe qué decir pero tiene un tatuaje de un ancla, de una virgen, de un león, etc. Se le puede preguntar por el tatuaje ¿Qué representa para ti ese tatuaje? ¿Qué representa para ti ese dibujo de tu camisa? Normalmente, suele soltar una frase «suelta», que tiene una connotación sistémica y por allí se puede empezar un trabajo interesante. Puedes saber ¿Qué se esconden detrás de los tatuajes?

Conclusiones

Las Constelaciones Familiares son una poderosa herramienta y dan muy buenos resultados. Desde mi punto de vista son como una especie de «experiencia mística» que nos brindan el impulso necesario para ir hacia la vida con energía y vitalidad. Honrando y agradeciendo a nuestros ancestros lo recibido.

Las Constelaciones te muestran una mirada amorosa y comprensiva. Y cuando integras lo observado te enseñan una manera de vivir más coherente con tu Alma. Si te gustaría saber cómo definir el tema de una constelación familiar puedes leerlo en el artículo>>>>

2020-01-12T21:51:11+01:00Blog|Sin comentarios

Deja tu comentario