Frustración como Terapeuta

Sentir frustración como terapeuta suele ser una de las mayores causas de preocupación como profesional de la ayuda. Esto es algo normal, sobre todo al principio cuando estamos iniciando. Sin embargo, hay que aprender a manejarlos con profesionalidad.

Puede llenarte de frustración, el que un consultante no consiga solucionar su conflicto. Y se encuentre bloqueado. Ante todo tienes que mirar la situación con perspectiva, y no tomártelo personalmente.

Sin frustración, no descubrirás que puedes hacer algo por tu cuenta. Crecemos a través del conflicto.

Bruce Lee

Quiero explicártelo con un caso práctico, planteado por un estudiante que inicia uno de mis cursos formativos como terapeuta. Te lo transcribo a continuación.

Problema que genera frustración al terapeuta

Tengo una paciente con un tumor.. Esta paciente habla en su consulta de lo que “los otros” le han hecho. Por ejemplo, “su marido no la ayuda con su hija” “Su papá no la ha visto”.

El problema consiste en que cuando me siento ante ella, para hacer las consultas. Normalmente me pierdo. No logro sentir que ella perciba lo que sale en la consulta, y me siento desmoralizada.

Le hice la técnica que me enseñaste, y luego hicimos el análisis y le expliqué lo que significaba. Y ella insistió en mantener su posición. Siento que siempre quiere tener la razón.

Y le dije humildemente que sentía que no tenía recursos para seguirla acompañando y que trataría de orientarla con otro terapeuta. Me sentí muy mal.

Ella lloró y me dijo que confiaba en mi que esperaba lo que yo le dijera. Que quería resolver sus cosas pero que no lograba hacerlo. Ella sabe que su marido sigue siendo el mismo, y siempre ha está esperando que él cambie. Le ha dado todo. Tuvo una hija para complacerlo, y no porque ella lo quisiera. Y así ha tomado diferentes situaciones en su vida.

El conocimiento descansa no solo sobre la verdad, sino también sobre el error.

C.G. Jung

Aspectos positivos del Terapeuta

  • La humildad necesaria para pedir ayuda
  • La honestidad y la valentía para decirle al consultante que no puede trabajar con él
  • La asertividad para buscar otro terapeuta que realmente pueda ayudar al consultante
  • Estar formándose actualmente para mejorar como profesional de la ayuda

Problemas o errores de este terapeuta

  • Está enfocada en el juicio o crítica del consultante y no en las posibilidades
  • El Terapeuta está adjudicando a su consultante lo que ella siente (Es decir, está haciendo lo mismo que su cliente)
  • Explica una técnica y el resultado de la misma. Es recomendable dar instrucciones para la ejecución. Pero, de lo que se tiene que hablar no es de la técnica. Sino de los descubrimientos del consultante.
  • No dejar que el consultante sea el que llegue a sus propias conclusiones y no imponerle su punto de vista. Una vez más, vemos la proyección cuando dice: “Siento que ella siempre quiere tener la razón”.
  • Darse cuenta de que el consultante está jugando su dinámica habitual. Es decir, “busca que alguien se haga cargo de ella y le de la solución a su problema”.
  • Reconocer que puede estar “Re traumatizando” al consultante. Si este ha vivido un abandono de su padres. Y ahora, puede sentirse de nuevo abandonado por el Terapeuta.
  • Enredo entre dos guiones de vida: “Necesito que alguien me diga que hacer” y “Yo quiero salvarte”.
  • El Terapeuta no está enfocado en el tema principal: El objetivo que tiene el consultante. Por el contrario, se pierde en los juicios que hace del consultante.

¿Qué aspectos evitan la frustración como Terapeuta?

  1. Definir claramente lo que el consultante quiere lograr con las sesiones. En el caso presentado, el Terapeuta ha perdido el foco en lo que desea lograr el consultante.
  2. Diseñar una estrategia de lo que se puede hacer en cada sesión para que el consultante logre el objetivo que desea. Esto ayuda a centrarse tanto al terapeuta como al consultante.
  3. Marcar las pautas claras, directas y asertivas de las sesiones: Yo acostumbro a decirle al consultante que las sesiones son para que hable de sí mismo y lo que siente. Y no de las otras personas. Porque la idea es ayudarle a transformar la posible interpretación distorsionada que está haciendo de la realidad. Y que acentúa el problema.
  4. Verificar los traumas producidos a lo largo de la vida del consultante. Debido a que hasta que no se procesen, el consultante puede quedar congelado emocionalmente en dicha edad evolutiva. Puedes leer >> Lo que nunca te contaron sobre cómo ayudar a los clientes con sus padres
  5. Enfocar las sesiones en la recuperación del respeto personal y el amor propio del consultante. Ayudándole a reflexionar sobre ¿Cómo puede amarse más? ¿Cómo puede darse eso que le exige a los demás?.
  6. Desistir de querer dar soluciones al consultante. Él marca las pautas de su aprendizaje y la toma de consciencia es algo individual y no se puede apresurar. Cada quien tiene su ritmo.
  7. Renunciar a tratar de convencer al consultante de su punto de vista. Podemos dar ejemplos, recomendar libros y realizar dinámicas que lo ayuden a la toma de consciencia. Pero, un TERAPEUTA no es un consejero.

Demás está decir, que todo Terapeuta tiene que estar en constante desarrollo personal trabajando en sí mismo. Para ser consciente de sus heridas y las posibles maneras en que puede proyectarlas en el consultante. De esta manera tendrá estrategias para que esto no ocurra.

¿Cómo sería un paso a paso para intervenir como Terapeuta?

  1. Preguntar el Objetivo de las sesiones: ¿Cuéntame qué es lo que quieres lograr con estas sesiones? Comprendo que tienes un tumor. Pero, en las sesiones no sanarás la enfermedad, pero te puedo ayudar a qué lo lleves mejor emocionalmente. ¿Cuéntame cómo lo estás viviendo? Toda enfermedad es una oportunidad de crecimiento.
  2. Explicar al consultante las pautas de las sesiones. Tiempo, dinero, dinámica de hablar de sí mismo, respeto, hora, qué esperar y que no de las consultas. Además las maneras de comunicarse (en primera persona), para que las sesiones sean efectivas. Es recomendable tenerlo por escrito.
  3. Dejar claro que luego de cada sesión es importante que realice ACCIONES para mejorar su vida. Ya que él o ella es el protagonista.
  4. Diseñar un plan de un número de sesiones aproximadas para el logro del objetivo (Ver Imagen 1: Ejemplo de un plan de sesiones terapéuticas)*Recuerda que el proceso terapéutico es un proceso vivo. Es necesario planificar pero, también tienes que incluir lo que trae el cliente el día de la sesión y adaptarlo con la planificación.
  5. Realizar actividades prácticas en cada sesión que ayuden al consultante a la toma de consciencia.
  6. Asignar actividades para la casa que refuercen lo que se hace en consulta. Puede ser un libro, escribir una carta, algún ritual, etc.
  7. Ser consciente de que agotamos nuestra energía cuando estamos luchando por “convencer” al consultante de nuestra visión de la vida. Ese no es el trabajo del Terapeuta. Tienes que tener claro, que tu trabajo es ser un acompañante silente. Que va colocando luces para que el consultante llegue a sus propias conclusiones. Y reúna la energía necesaria para dar los pasos que le ayuden a transformar su realidad.
  8. Hacer un ritual para centrarte antes de cada sesión, y entre cliente y cliente. De esta manera te logras sentir mejor y estas al servicio del otro desde el lugar adecuado.
  9. Ocupar tu lugar y respetar el del consultante. Entendiendo que es un adulto que toma sus propias decisiones. De esta manera evitarás las expectativas que te llevan a sentir frustración como terapeuta. Puedes leer ¿Qué son los ordenes del amor? para aprender sobre ocupar tu lugar.
  10. Percibir al consultante como un adulto responsable, dispuesto a transformar su realidad. Tu mirada puede potenciarlo o debilitarlo.
Ejemplo de sesiones terapéuticas
Imagen 1: Ejemplo de un plan de sesiones terapéuticas

Conclusión

Para evitar sentir Frustración como Terapeuta es necesario:

  • Preparación constante y trabajo personal para evitar las proyecciones
  • Mirar al consultante como un adulto y no como un niño que hay que decirle qué hacer
  • Evitar retraumatizarlo
  • Marcar un objetivo y una estrategia para el éxito de las sesiones

Si te ha gustado este post y quieres Despegar como Terapeuta puedes Formarte Online con Luz Rodríguez