¿Por qué me siento vacío?

Con mis clientes me he dado cuenta que la mayoría se complican la vida sin ninguna necesidad, tienen la sensación de tenerlo todo y no tener nada. Y te cuento que muchos de sus problemas desaparecerían completamente, si ampliaran su percepción. El conflicto permanece porque reducimos nuestro campo de visión a una experiencia y nos quedamos anclados a ella. Todo esto deriva en una profunda sensación de frustración que me lleva a sentirme solo e incapaz de vivir una vida con sentido. ¿Piensas que la vida es una carga? ¿No consigues estar satisfecho con tu vida? ¿Sientes que eres un desastre? ¿Te sientes vacío? ¿Cómo aprovechar tu sensación de vacío?

¿Cuáles son las causas más habituales de la sensación de vacío en las personas?

  • Expectativas: Esperas algo de la vida, de los demás, de una experiencia o de una circunstancia. Te ilusionas o te creas falsas esperanzas, fijándote en los resultados de algo en lugar de disfrutar el proceso. Cuando las cosas no salen como quieres, terminas frustrado por toda la energía que has gastado esperando algo, sin darte cuenta que justamente allí colocaste la energía “esperando”. Piensa más bien en dar lo mejor de ti y confiar en que la vida hará el resto. Esto te ayudará a estar más relajado y recibir menos decepciones. He aprendido que todo lo que ocurre es perfecto y eso me quita carga, más no responsabilidad.
  • Tomarse las cosas personalmente: Exageras las cosas con frases “Todo me ocurre a mi”, “Siempre me pasa…”  te puedo garantizar que el mundo no está contra ti. Eres tu mismo con tus pensamientos y actitud ante la vida de creer que TODO el mundo gira a tu alrededor. Las otras persona están en sus procesos personales y no están confabuladas para ir contra ti, ese es un pensamiento de sentirte el centro del Universo. Quizás estás dependendiendo de lo que piensen o digan los demás, así que ya es hora de empezar a girar en tu propia órbita y ser tu propio referente.
  • Los juicios: cuando no te sientes bien contigo mismo, vuelcas todo tu veneno contra los demás, porque sólo así te logras sentir un poco superior. Todo juicio que hacemos a los demás nos lo hacemos a nosotros mismos, pero como no tenemos el valor de reconocerlo se lo lanzamos al otro. Al final te quedarás solo y tendrás que estar contigo mismo y reconocer tu propio dolor, frustración y crítica a ti mismo. Así que si algo te molesta del otro, ya es hora de empezar a ver qué tiene que ver eso contigo.
  • El resentimiento: Con él te quedas atascado en una historia o con una persona, y allí donde vayas reproducirás una y otra vez el drama. Te quedas como en una especie de limbo emocional. Y la relación que más suele marcarte es aquella que has visto en tu familia de origen, el resentimiento con tus padres o hermanos. Si quieres profundizar: ¿Cuáles son las consecuencias de la mala relación con los padres? 
  • Idealizas otro tiempo: Ves el pasado o el futuro como un tiempo maravilloso que sólo existe en tu imaginación y así te evades del presente. Y te sientes vacío, porque comparas tu situación presente con algo irreal e intangible. 
  • Vivir una vida sin sentido: Te esfuerzas en levantarte de la cama para “sobrevivir”, no te gusta tu trabajo y pases en él 8 horas al día, y así vas muriendo de aburrimiento. Sin sentir pasión, ni entusiasmo por la vida.

¿Cómo sacar provecho a tu sensación de vacío?

“El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que tiene el valor de hacerse responsable de su propia existencia”
-Viktor Frankl-

En el budismo la sensación de de vacío tiene un significado diferente que para el mundo occidental, para ello la vacuidad es saber que cada “parte es el Todo”. Es decir, jamás estás solo en esa sensación de vacío te puedes unir al Todo. Sentirte unido a cada SER, a cada objeto. Ser todo y a la vez no ser nada, hacer una especie de comunión sagrada. ¿Cómo se empieza?

  • Dejando de huir de ti mismo y tus sensaciones: Adéntrate en cada sensación y sentimiento, sin buscar huir de él. Deja que te lleve al centro de ti mismo a ver que surje. La meditación es una poderosa herramienta que te ayuda a ir a tu corazón y escuchar tu voz interna. 
  • Reflexiona qué sueños o metas has dejado olvidados: el conectar de nuevo con lo que te apasiona, con lo que te gusta o te motiva, dedicando al menos una hora diaria a realizar estas actividades, esto te puede llenar de energía hasta que reunas más fuerzas para dedicarle más tiempo. 
  • Cerrando situaciones pasadas: soltando el resentimiento y los juicios a situaciones o personas. Porque esto te va envenenando y hace que entregues tu poder a situaciones externas. 

A través de nuestra Formación Online en Constelaciones Familiares lograrás hacer contacto con tu corazón para que empieces a recuperar tu energía dejada en el pasado. Las inscripciones están abiertas. 
Si ya eres terapeuta estamos iniciando dos especializaciones 
Escrito por Luz Rodríguez
Contacto: +34 644 265 907 
Deja tu comentario y tus preguntas que con gusto las responderé
By |2018-10-08T23:44:37+00:00julio 22nd, 2018|Artículos, Saber Vivir, Ser feliz|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment