¿Por qué fracasas en tus relaciones de pareja?


La estadísticas de rupturas ante el primer año de la relación de pareja, van en aumento. Con lo cual, la creencia de que las relaciones de pareja felices son cosa del pasado, parece que va primando.  ¿Qué está pasando con la sociedad contemporánea y las relaciones de pareja? ¿Por qué las relaciones actuales están cargadas de drama? ¿Es algo nuevo o es algo que ha estado escondido en las familias anteriores? ¿Por qué anteriormente las parejas eran para toda la vida?

¿Dónde está el problema del fracaso de las relaciones de pareja?

Cuando miras atrás y observas la historia y vida de tus ancestros ¿Existen parejas que duraban años? o  por el contrario ¿Eran mujeres u hombres solos, abandonados por sus parejas? Esto ejerce una enorme influencia en nuestras relaciones actuales. Cuando hemos tenido modelos de parejas estables, es mucho más sencillo “insistir” en que la relación vaya bien, aunque también puede pasar que hemos visto a uno de los miembros de la pareja sufrir y por rebeldía o solidaridad con esa persona, saboteamos nuestras relaciones.

Cuando, por el  contrario, hemos crecido en familias donde ha prevalecido que un sólo miembro saque adelante a sus hijos y el otro se desentiende. Nos hacemos leal con un género y rechazamos al otro. Esto hace que nuestras relaciones de pareja se vuelvan más complejas y a falta de un buen modelo, tengamos poca tolerancia a la frustración o bien por lealtad repitamos la misma historia.  

El gran problema es que vivimos y asumimos las relaciones de pareja como “crónica de una muerte anunciada” ¿Por qué? Piensa por un momento ¿Qué haces cuando te vas a comprar un auto o una casa?  
  • Me imagino que lo primero es “Saber conducir” y tener licencia para hacerlo
  • Ves con cuánto dinero cuentas y haces los ajustes necesarios para conseguir más si puedes
  • Escoges el auto según tus necesidades
  • Ves en el mercado todo lo que hay y comparas precios
  • Ves el plan de financiación o si puedes pagarlo de contado
  • Ves la disposición o entrega de dicho auto
  • Compras el auto ¡Y a disfrutarlo!

¡Ah, pero la cosa no acaba allí! ¿Qué pasa después de conseguirlo?
  • Estás orgulloso y se lo muestras a todo el mundo, le hablas de lo maravilloso que es, etc.
  • Lo cuidas, lo lavas, te encargas de su mantenimiento
  • Pasas anualmente la supervisión de tránsito
  • Sabes que tu auto te da un servicio y lo cuidas a más no poder ¿cierto?
Aunque no tengas auto, seguro que estos pasos te parecen lógicos para la compra de un auto o casa. ¿Te das cuenta que algo tan trivial como la compra de  un auto lleva una serie de pasos? Encierra una estrategia. Te has puesto a pensar si realmente la pareja es algo tan importante para ti ¿Por qué lo dejas en manos de “cupido”? Sé que los mitos románticos son poderosos. Pero, ¿Has pensado por qué a algo tan vital no le prestas la atención que requiere?  Quizás allí se esconde el origen de los “fracasos de pareja”. Anteriormente las relaciones de pareja eran seleccionadas por la familia y normalmente mediante un contrato. Solía ser una deshonra para la familia si el matrimonio no salía adelante. Pero ocurría algo interesante, aunque en un principio no sintieran amor el uno por el otro. Lo iban construyendo a través del tiempo y quizás allí esté la clave.

¿Qué hay detrás de la ruptura de las relaciones de pareja?

En la actualidad vivimos la época de la “inmediatez”. Todo lo queremos para ayer, por ejemplo nos apetece comer y vamos al refrigerador y vemos que hay y mezclamos varios alimentos y para adentro, lo hacemos en automático. Es una de las razones por las que nos sobrealimentamos. Pero ocurre lo mismo con las relaciones de pareja.

¡Hoy es muy fácil ligar! Bueno, si estamos entre los estándares culturales de belleza, claro. Los que no lo estamos, tenemos que trabajarlo un poco más. Tenemos al alcance hoy en día infinidad de formas para conocer parejas. Antes hacíamos actividades que nos gustaban y allí quizás teníamos la suerte de encontrarnos a alguien a quien “conocer” primero como amistad y a ver qué posibilidades había de algo más. ¡Ah, que tiempos aquellos!  Hoy en día tenemos sexo y luego veremos.

Esto lleva a una falta de contacto emocional voraz, que nos deja con una profunda sensación de vacío. Podemos estar con esa persona un tiempo, pero al final saltamos a la siguiente. Con lo cual acrecentamos nuestras heridas infantiles de valía, reconocimiento y aprobación. Somos una especie de “analfabetas emocionales” que no saben cómo hacer contacto con nuestros sentimientos y emociones. Justamente en la época del postureo, cada día existen más fracasos de pareja.

¿Qué podemos hacer?

  • Ser más selectivo: Tomarnos el tiempo para saber qué es lo que quiero y deseo en una relación de pareja.
  • Saber si poseo aquello que quiero: Tenemos que desarrollar internamente aquello que deseamos en una relación de pareja, no pretender que el otro “compense” lo que no tengo.
  • Sanar mis heridas infantiles: Cuando mis necesidades infantiles de seguridad, protección y amor quedaron insatisfechas soy un “anémico emocional” y tengo carencias profundas que tengo que satisfacer por mi mismo antes de compartir con otra persona, de lo contrario jamás llenará mis expectativas.
  • Desarrollar el amor propio y la autoestima: Reconocer el valor que tengo y no irme con alguien porque me “endulce” la oreja para estar conmigo. Saber lo que quiero y no conformarme con menos.
  • Descubrir nuestras creencias limitantes: Todos tus pensamientos afectan tu postura, tu actitud y tu manera de comportarte ante el mundo. Por estas razones siempre atraés al mismo tipo de pareja. Mientras estas creencias permanezcan inconscientes seguirás repitiendo la misma historia.
Si quieres sanar tus relaciones de pareja puedes realizar nuestro Programa intensivo online “Sanar las relaciones de pareja” También puedes leer mi libro “Me doy el permiso para vivir en pareja”
Escrito por Luz Rodríguez
By |2018-10-08T23:43:28+00:00julio 29th, 2018|Artículos, Pareja|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment