¿Mi madre no quiere a mis hijos?

Muchos padres contemporáneos, por aquello de que ambos tienen que salir a trabajar, desean que sus hijos estén bien cuidados y reciban una buena educación. Entonces,  al no saber qué hacer con ellos, creen que la mejor alternativa es que se queden con sus abuelos. Pero resulta que muchos abuelos rehúsan hacerlo y sus hijos se preguntan ¿No quieren a sus nietos? ¿Es una mala abuela? ¿Si mi madre rechaza a mis hijos, también me rechaza? ¿Son egoístas mis padres?

A mi personalmente me parece muy triste que muchos hijos quieran usar a sus padres de cuidadores. Ellos ya son mayores y ahora sería el momento para disfrutar lo que no han podido por tener que educar a sus propios hijos. El que tus padres no deseen cuidar a tus hijos no significa que no los quieran, significa que saben cuál es su lugar

Disfrutar de sus nietos, cuando quieran, a su tiempo y a su ritmo,
 no por imposición.
  

¿Qué hay detrás de que tus padres no quieran cuidar a tus hijos?

  • Quieren disfrutar de su vejez: Tus padres han tenido que trabajar y encima educarte a ti y a tus hermanos, quizás en condiciones que han sido duras para ellos. Y lo menos que pueden pedir de la vida, es poder disfrutar de su vejez tranquilamente, sin tener que seguir trabajando. Porque aunque adoren a sus nietos, los niños requieren mucha atención y agotan.
  • Te enseñan responsabilidad: Al encargarte de tus propios hijos creces y reconoces lo que tus padres pasaron para educarte, de esta manera aprendes a valorarlos.  
  • No desean inmiscuirse en la educación que le brindas a tus hijos: lo que es de agradecer, porque de esta manera los niños no tendrán problemas de saber quienes son sus padres y quienes sus abuelos.
  • Desean disfrutar de su soledad: De la tranquilidad que implica saber que no se tienen que preocupar por nada más que por ellos mismos. Se dedican a cuidar de su salud, compartir con sus amistades, estudiar. Es decir, que se dedican a realizar aquellas actividades a las que en un pasado no pudieron.
  • Reconocen que tienen un carácter difícil: Para nadie es un secreto que la vejez tiene sus achaques y que muchas personas prefieren pasar sus dolores o sus manías en soledad, porque ni ellos mismos se soportan. Se sienten impotentes ya que aunque su mente se mantiene joven, su cuerpo no responde del mismo modo y les da vergüenza reconocerlo. Esto les produce un mal carácter que dificulta la relación con ellos.

¿Cuál es el papel de los abuelos?

  • Hablarles de la historia familiar: Contarles los acontecimientos importantes del clan y mostrarles las costumbres y la nostalgia por el tiempo pasado.
  • Ser reconocidos y valorados por lo que son: Honra a tus padres ante tus hijos, muestra el orgullo que sientes por ellos y hablales a tus hijos bien de ellos. Quédate con la mejor versión de ellos, esto les brindará fuerza a tus hijos.
  • Compartir con ellos: Visita a tus padres por el placer de hacerlo, no para que cuiden de tus hijos, sino para agasajarlos y mostrarles tu amor. No esperes a que ellos te atiendan, disfruta el tiempo que les quede a ellos.
  • Disfrutar su vejez y sabiduría: Hacer todo aquello que no pudieron disfrutar por todas las responsabilidades que tenían cuando eran jóvenes. Incluso si desean tener pareja porque se han quedado viudos, es una opción que debe ser respetada.

Deja de acusar a tus padres de egoístas, cuando quizás lo seas tu al pretender que ellos asuman tus responsabilidades. Es hora de crecer y dejar de seguir con los reclamos infantiles de atención y cuidado. Si quieres salir de esta dinámica te recomiendo el libro Pido permiso a mis padres.
Si quieres profundizar en el tema puedes realizar nuestro curso online Coaching Familiar. 
Escrito por Luz Rodríguez
By |2018-10-08T23:44:37+00:00noviembre 18th, 2017|Artículos, Familia, Saber Vivir|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment