¿De qué estar atento a la vuelta de clases?

En la vuelta a clases los niños sienten un entusiasmo natural, quizá también un poco de miedo por todos los retos que se le presentarán en el nuevo año escolar. Nuevos amigos, nuevo contenido y sobre todo nuevos maestros. Que es allí donde está verdaderamente el verdadero reto al adaptarnos a su metodología.

Recuerdo de mi niñez dos maestros que me marcaron positivamente para el resto de mi vida, que me motivaban, confiaban en mí y mostraban un verdadero interés por mi desarrollo integral. Sin embargo, también están los otros que hacían desatar mi impotencia y muchas sensaciones desagradables. Afortunadamente ninguno de ellos pudo inhibir mi deseo de aprender y de salir siempre adelante.
Es por ello que como padres es una responsabilidad estar enterados de los métodos y las estrategias que usan los maestros de nuestros hijos y no se trata de desautorizarlos ante los niños. Sino de tomar en cuenta si realmente potencian su creatividad y fomentan su autoestima, no dejes la educación de tus hijos totalmente en las manos de sus maestros. Recuerda que la idea es hacer un trabajo en conjunto en donde el niño se vea apoyado y se sienta seguro en la maravillosa aventura de aprender. 
A continuación te comparto un poema de Harry Chapin que puede explicar de manera gráfica lo que te quiero decir. 
Las flores son rojas  

El niño fue el primer día a la escuela,
cogió unos lápices de colores y empezó a dibujar.
Dibujo colores y empezó a dibujar.
Dibujó colores en todo el papel,
porque colores fue lo que vio.
Y la maestra le dijo: ¿Qué estás haciendo joven?
Estoy pintando flores, contestó el niño.
Ella dijo: No es momento para el arte, joven, y, de todas formas, las flores son verdes y rojas. 
Hay un tiempo para todo, joven, 
y una manera en la que deben hacerse las cosas.
Tienes que mostrar preocupación por los demás, porque tú no eres el único.

Y ella dijo:
Las flores son rojas, joven,
y las hojas son verdes.
No hay necesidad de ver las flores de otra manera, sólo hay que verlas de la manera que siempre se han visto.

Pero el chico dijo: 
Hay muchos colores en el arco iris,
muchos colores en el sol de la mañana,
muchos colores en las flores, y yo los veo todos.

Bueno-dijo la maestra-, eres atrevido.
Las cosas deben ser de cierta manera,
y vas a pintar las flores como son.
Así que repite después de mi…

Y ella dijo:
Las flores son rojas, joven,
las hojas son verdes.
No hay necesidad de ver las flores de otra manera, sólo hay que verlas como siempre se han visto.

Pero el chico dijo: 
Hay muchos colores en el arco iris,
muchos colores en el sol de la mañana,
muchos colores en las flores, y yo los veo todos.

La profesora le puso en una esquina, dijo: Es por tu propio bien, y no saldrás hasta que lo hagas bien, y respondas como debes.
Finalmente el niño se sintió solo.
Pensamientos de terror llenaron su cabeza, se acercó a la maestra y esto es lo que le dijo:

Las flores son rojas, las hojas son verdes.
No hay necesidad de ver las flores de otra manera, sólo hay que verlas como siempre se han visto.

Pasó el tiempo, como siempre sucede,
y sus padres se mudaron a otra ciudad
y el niño fue a otra escuela,
y esto es lo que encontró:
La profesora estaba allí sonriendo. 
Ella dijo: Pintar debe ser divertido y 
hay muchos colores en las flores,
así que vamos a utilizar todos y cada uno de ellos.

Pero ese niño pintó flores 
en hileras de verde y rojo,
y cuando la profesora le preguntó por qué,
esto es lo que le dijo:

Las flores son rojas y las hojas son verdes.
No hay necesidad de ver las flores de otra manera,
sólo hay que verlas como siempre se han visto.

Pero todavía debe haber una manera que nuestros niños digan: 
Hay muchos colores en el arco iris,
muchos colores en el sol de la mañana,
muchos colores en las flores y yo los veo todos.
Es muy triste ver apagado el potencial de un niño porque en la escuela le dicen cómo tienen que ser las cosas, es por ello que muchos de los grandes hombres de la humanidad tenían problemas en las escuelas tradicionales, en el caso de Albert Einstein un maestro le dijo “Que nunca lograría nada en la vida”. En el caso de Thomas Alva Edison un maestro le dijo “estéril e improductivo”. Afortunadamente contaban con figuras de autoridad nutridoras como lo eran sus padres para apoyarles y no creerse lo que le habían dicho sus maestros.  La segunda autoridad que un niño tiene en su vida a parte de su familia, son sus maestros y si estos lo que hacen es denigrar al niño o  enseñarles a que memoricen conceptos hoy día obsoletos que coarten su creatividad ¿A qué estamos destinando a las futuras generaciones? 
Afortunadamente existe también un número cada vez mayor de docentes que se atreven a transgredir las normas rígidas que dicta la institución y se atreven a enseñar desde lo lúdico potenciando en todo momento la creatividad y la imaginación del niño. Algo que no se puede dejar de lado es que a través del juego el niño desarrolla diferentes capacidades, por lo tanto se pueden crear estrategias educativas en donde aprende jugando. Desarrollemos la capacidad investigativa de nuestros niños. ¿Acaso no te entristece cuando un niño no sabe que dibujar? ¿No sabe a qué jugar? Cuando los niños son energía creativa pura, incentiva sus aventuras para que descubra por sí mismo el mundo que le rodea. Y con esto no te quiero decir que te no esté tu mirada vigilante, sino que puedes orientarle sin imponerle tus ideas o tus conocimientos. 
Deja que su imaginación vuele y te aseguro que su SER quedará libre para expresarse con todo su potencial.
Si quieres profundizar en este tema puedes realizar nuestro Cursos Online Cuentos y Metáforas o bien Coaching Sistémico en Procesos Educativos 
Escrito por Luz Rodríguez
By |2018-10-08T23:41:46+00:00septiembre 3rd, 2016|Artículos, Educación|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment