Carta a mis Padres

Queridos padres, quiero expresarles con esta carta mis sentimientos, no sé si algún día la leerán pero tengo la necesidad de hacerlo.

Mamá ante nada quiero que sepas que te ha amado mucho, aún cuando me maltratabas y no podía entender por qué lo hacías porque me tratabas diferente a mis hermanos…luego lo supe más adelante “Yo me parecía mucho a mi padre” Lamento que el no se quedara a tu lado y mucho más lamento haber pagado las consecuencias. 
Si bien es cierto fuiste dura conmigo, me exigiste, gracias a eso tengo la disciplina y la seguridad necesaria para lograr lo que me propongo. También es cierto que trabajaste toda tu vida para que yo tuviese las oportunidades que no tuviste de disfrutar. 
Ahora entiendo las veces que me decías que estudiase, para que no tuviera que depender de nadie. Que no sufriera por ningún hombre, que muchos de ellos sólo me usarían y luego me dejarían. Que viviera mi vida y fuera feliz sin supeditar mi felicidad a una pareja. 
Ahora mismo mientras escribo esto, puedo imaginar el dolor que sentiste a lo largo de tu vida. Una mujer prácticamente sola, sin educación, sacando adelante a sus hijos. Con el deseo de ser amada o de seguir sus sueños, pero con la responsabilidad de bocas que mantener. Recuerdo todas tus pericias por sacarnos adelante, por darme una buena educación, por proporcionarme todos los medios para que me preparara o para excusar que sólo tuviese un uniforme de colegio. Tus intentos fallidos de navidades de no defraudar nuestras expectativas con los regalos navideños. 
Ay mamá! si supieras como te entiendo, comprendo cada palabra dicha por ti, comprendo tu dolor y tu frustración. 
Pero sabes mamá todos tus esfuerzos no han sido en vano: aquí estoy, cumpliendo mis sueños, enamorada de la vida y siendo todo lo feliz que tu no fuiste. Y gran parte de ello te lo debo a ti. Gracias a tus exigencias y a tu tesón y audacia para sacarnos adelante. Gracias a tu lucha por tu independencia personal. Aquí estoy yo como mujer, orgullosa de ser tu hija y aunque mucho tiempo procuré no parecerme a ti, hoy día admito que mi valentía, mi coraje y mis fuerzas vienen de ti.
Papá, de niña soñaba contigo… te imaginaba, eras mi héroe secreto. Tengo que reconocer que  te he amado con locura, quizás en mi imaginación eras más grande que en persona y estabas llleno de virtudes, ventajas de estar ausente.  Muchas veces en el colegio mentía sobre ti, porque eras una especie de Dios para mi. Quizás fueron esas mentiras las que ayudaron a mi alma infantil a mantener  la luz de la esperanza encendida en mi corazón para lograr mi equilibrio y salud interna.  
No sé a ciencia cierta lo que pasó entre mi madre y tú, pero lo que sí sé es que me alegra que estuviesen juntos porque gracias a eso estoy aquí.  
Si bien es cierto, fuiste un padre ausente aunque en mi corazón siempre has estado presente. Quiero que sepas que tu ausencia sirvió para que no te juzgara y para desarrollar mi imaginación y mi idea de un mundo mejor.  
Cuando estabas a mi lado para mi era la gloria, quizás cometí muchos errores procurando llamar tu atención. Pero sabes? gracias a eso siempre luche por lo que quería, deseaba con todo mi corazón ser aceptada por ti. Ser amada, deseaba que te sintieras orgulloso de mi. 
Tenía la tonta fantasía que si llegaba a “Ser alguien” llamaría tu atención. 
Tu ausencia definitivamente forzó mi perseverancia y me fortaleza para ir por lo que quiero. 
Estoy orgullosa de ser tu hija y de parecerme a ti, de haber desarrollado contigo una relación de respeto y de admiración mutua. Por lo tanto ha valido la pena, todo tal y como lo hiciste.
Por lo tanto mis amados padres, sólo puedo decirles de corazón que cada uno de uds. ha construido todo lo que soy. Sin uds. y cada una de sus acciones, no sería posible ser quien Soy. Me siento profundamente agradecida de la vida que me han dado. Ha sido maravillosa, no puedo imaginar otra mejor. 
Si hay algo que lamento es no haber tenido hijos para compartirle la historia de sus abuelos, pero saben? prometo que su legado no morirá conmigo, sino que haré que cada día de mi vida sea una ofrenda a todo lo que me han dado. Para que su semilla se coseche en muchos corazones.
Son los mejores padres que pude tener.
Los mejores. Los amo con todo mi corazón.
*Si quieres sanar tu relación con tus padres puedes realizar nuestro Curso Online Trauma y Conflicto con los Padres 
Escrito por Luz Rodríguez
By |2018-10-08T23:42:39+00:00agosto 13th, 2016|Artículos, Familia|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment